Conductor formalizado por matar a taxista y herir a otros dos llamó a Cenco esa madrugada: «¿Les puedo disparar?»



El conductor formalizado por homicidio simple consumado y dos homicidios frustados tras el incidente contra taxistas en Santiago centro, llamó a la Central de Comunicaciones Carabineros (Cenco) esa fatídica madrugada.El audio fue un elemento clave en la audiecia, donde el fiscal Ricardo Donoso leyó toda la transcripción de ese llamado, según recogió Lun.»Me dispararon en Vicuña Mackenna con la Alameda (…) Había unos tipos en un taxi que huyeron rápido y escuché unos golpes en el auto y tiene dos orificios. Al parecer me dispararon. Me confundieron con un Uber«, dijo el imputado Felipe Padilla cuando le contestaron en la central.Mientras la funcionaria de Carabineros le preguntaba dónde se ubicaba para enviar a una patrulla, el conductor cambiaba constantemente de ubicación.»Señorita, espéreme un poquito. No me corte. Acabo de ver al taxi que disparó. Lo estoy siguiendo. Ahora le acaba de disparar a una camioneta en Alameda con Moneda (…) ¿Les puedo disparar?«, agregó.Cuando la carabinera le preguntó si estaba armado, él no contestó y desvió el tema. «¿Qué auto conduce usted?, ‘un fiat’, ¿De qué color?», y eso fue lo último que le preguntaron sin que él volviera a contestar. Sin embargo, la línea quedó abierta y lo que vino después se escuchó.»¿Qué problema teni? ¡tú me disparaste!», esa fue la última frase de Padilla antes que se esucharan los disparos.»¿Qué onda hermano?, ¿Qué huev… gil, estai armado? llama a los pacos. Le pego un disparo en la guata hermano 21, hermano, papi. No te quedi dormido flaquito, despierta 21″, así termina el audio que grafica lo ocurrido el sábado en la madrugada en las calles Almirante Barroso con Agustinas.El «21» era Paolo Fontt de 25 años, joven taxista que murió a raíz del impacto de bala. Padilla, que dijo que no era Uber en el audio, es efectivamente un socio conductor de la plataforma y en ese momento no se encontraba conectado a la aplicación.Labocar perició el Fiat rojo, pero no encontró ningún impacto balístico como el imputado relataba en el audio. Padilla quedó en prisión preventiva y el «¿les puedo disparar?» fue una frase clave para que el juez estimara que había una «predisposición de ajusticiamiento», descartando una legítima defensa.



Source link

Related Posts