Desde hoy los celulares denunciados como robados no funcionan con ninguna red


A partir de hoy todos los celulares del país que sean denunciados como perdidos, robados o falsificados serán bloqueados y no podrán funcionar con ninguna red móvil.

Según cifras oficiales, en el país se producen cuatro mil robos callejeros en promedio por día, por lo que con esta medida se busca atacar la problemática asociada al mercado ilegal de celulares, los cuales derivan de robos, falsificaciones y adulteraciones de equipos, y los delitos asociados a estos.

Cada dispositivo cuenta con su propia identificación a nivel mundial denominada IMEI, por lo que una vez que se denuncie la pérdida o sustracción del aparato, ese código ingresa en una base de datos que desactivará e inhabilitará al celular en el momento en el que se le introduzca una tarjeta SIM diferente.

El bloqueo forma parte de la segunda etapa que se vienen llevando adelante para atacar al mercado ilegal de aparatos.

Durante la primera etapa se elaboró una campaña de comunicación para que los usuarios que sufrieron el robo, hurto o extravío de equipos, denunciaran al *910 con la finalidad de construir una base de datos de equipos robados y así bloquearlos.

«Este mecanismo tiende a bajar de manera fundamental el robo de celulares, que en muchos casos con metodología violenta es utilizada por motochorros y en otras de forma sutil, en festivales, medios de transporte, etc…», expresó la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich.

Luego del desbloqueo de los celulares hay una tercera etapa que ya se encuentra en desarrollo, que está vinculada con la obligatoriedad de que los usuarios registren sus líneas, y que fue diseñada tras el acuerdo entre el ENACOM en el año 2016, con el fin de atacar la problemática asociada al mercado ilegal de celulares.

«Es muy importante que nomines tu teléfono marcando *234#, y llames al *911 si lo perdes o te lo roban, así entre todos vivimos más seguro», señaló la ministra.

Más de 90 personas fueron detenidas en los últimos cuatro meses en operativos realizados en diferentes galerías y comercios de reparación de celulares de los barrios porteños de Liniers, Constitución, Pompeya, Microcentro, Retiro y en la zona de Once.

Además de las detenciones, se llevaron a cabo un centenar de clausuras y se recuperaron 460 teléfonos que habían sido robados, los que ya tenían el número de IMEI adulterados.



Source link

Related Posts