Fedetarios de la reforma de Piñera incomodan a la Asociación de Notarios: “Podrían ser un factor de riesgo”


«Queremos que el Estado no le pida nunca más ningún documento o certificado a una persona que ya fue entregado por esa persona o que es emitido por el mismo Estado», esta mañana el Presidente Sebastián Piñera presentó la propuesta para mejorar el sistema notarial. Las principales medidas pasan por reducir el precio y el número de trámites, además de cambiar la forma en que se designa a los funcionarios.
Seguir leyendo: Reforma a notarios: Piñera promete menos trámites y fin a cargos vitalicios
Ante el anuncio, el presidente de la Asociación Nacional de Notarios, Alfredo Martin, celebró la transparencia que se le dará al sistema con las nuevas exigencias pero manifestó su inquietud por la creación de una nueva figura.
Y es que además de lo mencionado anteriormente, la propuesta del Ejecutivo crea la figura de los fedatarios, definidos como «ministros de fe con presencia y competencia en todo el país, facultados para dar fe de ciertos hechos, autorizar firmas, entre otras funciones notariales. Son auxiliares de la administración de justicia», precisa el documento.
Algunos de los trámites que podrán realizar los fedetarios son finiquitos, cartas de renuncia, salvoconductos para el cambio de domicilio, firmas para la suscripción de contratos, como el de arrendamiento, declaraciones juradas, autorizaciones para salir del país, entre otros.
Martin, según consigna Economía y Negocios, señala que «esto, creo que es obra de alguien que tiene mucha imaginación. Celebro la creatividad, pero parece que no han mirado muy bien lo que significa incorporar una figura absolutamente ajena. Este notario certificador podría ser un factor de riesgo muy importante para otorgar la fe pública».
A nombre de la Asociación Nacional de Notarios, el presidente del gremio agrega que «nos parece contradictorio que, por un lado, se esté fortaleciendo el sistema colocando mayores exigencias para ejercer el cargo, y por otro se propongan estas especie de micronotarías itinerantes que lo más seguro es que andarán por las calles y aquellas empresas que les puedan ofrecer pega, algunos de ellos podrían poner la fe pública a su servicio».
Consultado por si es la competencia a la que temen los notarios, Alfredo Martin dice que no necesariamente. «Cuando la competencia consiste en quién es más permisivo y quién menos riguroso, es una competencia insana. Los notarios express podrían estar al servicio de los grandes intereses y, hablando en lenguaje tenístico, ese es un punto de quiebre. La fe pública, por lo delicada que es, no se le puede otorgar a quien quiera, sino que a quien debe otorgarla. Y esa es una gran diferencia», sentenció.



Source link

Related Posts