«Quien diga que nuestro mensaje está guiado por algún partido político, busca desprestigiar nuestro reclamo»


Si buscamos en el diccionario el concepto de «adolescentes empoderadas», ellas serían, tal vez, la foto central. Este grupo de chicas se animó a denunciar delante de casi todas las autoridades, el rector fue uno de los grandes ausentes en el recinto, acoso sexual y abuso de poder en una de las instituciones más prestigiosas del país y las repercusiones no tardaron en llegar.

Sucedió en la entrega de diplomas y tres de ellas, junto a otras mujeres y disidencias del turno mañana del colegio Nacional Buenos Aires, leyeron un durísimo documento en el que dieron los nombres y apellidos de todos los profesores y directivos que abusaron, tocaron, e hicieron comentarios incómodos sobre los cuerpos y la vestimenta de cada alumna. 

Alumnas y disidencias en el momento de la lectura de la denuncia pública | Foto: Captura de pantalla»Somos mujeres, gordas, lesbianas, putas y disidentes», repiten varias veces en el documento que leyeron en conjunto y allí destacan, de manera clara y con detalles, cada acontecimiento año por año.

Con la voz firme, pañuelo verde a favor del aborto legal y la mirada hacia adelante, estas chicas relataron cómo fueron los cinco años vividos dentro de esa institución y la cantidad de abusos que sufrieron y sufre el alumnado aún hoy. 

Si bien los medios replicaron lo sucedido, desde FILO quisimos ir a las fuentes y hablamos con Zoe Taricco García, una de las denunciantes. 

1- ¿Pensaron mucho en realizar el discurso? ¿Tenían miedo de posibles represalias? 

Sí. Pensamos mucho antes de hacer el discurso, fue un debate interesante y extenso para nosotras, sobre todo porque surgió para resignificar esta ceremonia de este colegio y usarla para poder transmitir un mensaje tan importante. Al principio la idea era llevar remeras, carteles, pero nos dimos cuenta de que lo que queríamos transmitir era para toda la comunidad educativa, asi que decidimos hacerlo en conjunto. Desde ese momento nos organizamos para armar el discurso, para ver qué queríamos decir y cómo decirlo. La idea es cuidarnos entre nosotras y poder expresar lo que teníamos guardado.

2- ¿Consideraron que podría haber represalias?

Lo consideramos. Temimos que quisieran cortaros el discurso, no sabíamos qué repercusión iba a tener lo que íbamos a hacer pero estábamos muy seguras y estamos muy firmes con nuestra denuncia y nuestro reclamo. Nos sentimos muy acompañadas por la comunidad educativa en general y les estudiantes. 

3- ¿En los medios el colegio sostuvo que se trataba sólo de una movida política dentro de la institución, qué opinión te merece eso? 

Nosotras estamos representando a nuestro movimiento feminista y cómo nos atraviesa en nuestra adolescencia. Claramente es una demanda política porque es un reclamo a nuestras autoridades por sus errores y falencias. Pero no nos maneja nadie desde afuera, nosotras nos organizamos desde la unión más noble y sincera junto al resto de les estudiantes que comparten estas experiencias machistas dentro del colegio. Somos nosotras, sintiéndonos tan fuertes y empoderadas como para salir a dar el claro mensaje de lo incomodo, y duro que fue convivir todos los días con estas personas y sus actitudes siendo ellos autoridades y nosotres las victimas de la situación. Quien haya alegado que nuestro mensaje está guiado por algún partido político busca desprestigiar nuestro reclamo.

4- ¿Cuáles son las expectativas que tienen y qué creén que pasará (o no) dentro de la institución? 

El discurso lo finalizamos con una serie de exigencias que funcionan como reclamos a futuro a partir de la difusión de nuestro mensaje. Nuestra idea es dar cuenta de que si esto sucede con un colegio del supuesto prestigio del Nacional Buenos Aires y con autoridades que están fanatizadas con la academia y se jactan de mantener una elite dentro del ámbito escolar, por qué no va a suceder en cualquier otro colegio. Nuestra intención principal es que se escuche nuestro reclamo, que el Nacional pueda modificar la realidad actual porque sabemos que son cosas que siguen sucediendo y para que les pibes no pasen por lo mismo. Ojalá el resto pueda sentirse en libertad de compartir y denunciar las situaciones que sufran con determinadas autoridades. 

5-  ¿Creen que su valentía contagiará a quienes por presión o miedo no pueden denunciar estas cosas dentro de las instituciones educativas? 

Ese es nuestro deseo, que puedan sentirse acompañades y se reconozcan en nuestras palabras. Que sepan que estas cosas pasan, que no son casos aislados y particulares. A veces es difícil poder empezar a comentar que te sentís incómoda con una autoridad y poder mencionarlo con alguien que forma parte del área directiva no es nada simple. En el colegio hay una oficina de género, pero eso no alcanza. ¿Cómo funciona? ¿Hacen algo cuando pasan cosas así? No tiene que existir solamente, tiene que tener acciones efectivas que ayuden a les estudiantes. Yo nunca viví algo puntual pero sí escuché comentarios repudiables. No nos es ajeno a ninguna de las que firmamos el discurso, todas sabemos qué es lo que sucede en la cotidianidad de la cursada del nacional.



Source link

Related Posts