Machismo vigente: El CUBA busca incluir a las mujeres como socias, pero la “Resistencia Viamonte” se opone



El 5 de noviembre se votará en el Club Universitario de Buenos Aires (CUBA) por la reforma del estatuto con la idea de que las mujeres puedan convertirse en “socias plenas”.Hoy en día el CUBA tiene 22.000 socios, todos varones menos 6.000 mujeres que son socias «adherentes», no pueden practicar deporte en la sede central y son socias a través del parentesco de un socio varón.

El LOS es literal. Los únicos que votan son los socios, todos varones.

Como no son «plenas» no pueden participar de las asambleas, por lo que no podrán votar por su propia inclusión en el club. Una historia que parece del siglo pasado pero que al parecer se resolverá la próxima semana. Sin embargo, en la reformulación no se plantea quitar la prohibición de que las mujeres realicen deportes en la sede central del club ubicada en Viamonte 1560. 
«Estamos muy orgullosos de que sea así»

Algunos de sus socios, la vieja retaguardia, se opone a esta modificación. Alegan defender la tradición, una forma de vida. Una forma de vida donde las mujeres no podemos participar de forma igualitaria, donde no tenemos voz ni voto. Uno de los que se oponen firmemente a que las mujeres puedan practicar deportes y sean socias plenas es el periodista Rolando Hanglin, vitalicio de la institución que defiende estas limitaciones que datan de 1928.
“Si somos retrógrados, ¿cuál es el problema? El problema es nuestro”, agregó Hanglin, en diálogo con La Nación.

De esta forma «la resistencia Viamonte» reconoce que el voto no es algo menor pero es que las mujeres «pueden irse a otros clubes». Demandan mantener la esencia del club, que quedo en el tiempo.Sin embargo, la propia institución promueve la inclusión de las mujeres como socias plenas, aunque mantiene la prohibición en la sede Viamonte, reconociendo que: «La legislación nacional e internacional aplicable expone al Estatuto a fuertes y serios cuestionamientos, planteados tanto por nuestros asociados como externamente, puesto que restringe a las asociadas (aun siendo universitarias) del ejercicio de ciertos derechos, fundamentalmente políticos, exclusivamente por una cuestión de género».

El club advierte sobre la importancia de la inclusión femenina. 

En este sentido, el club admite que la situación de las mujeres en el club es insostenible. Por esto proponen su inclusión pero mantener la esencia en la sede central, donde se mantendrá la exclusividad del deporte para los varones. 



Source link

Related Posts

Add Comment