El dólar cerró a $39,90 y sigue en alza: ¿Qué esperar?


Desde su asunción en el Banco Central, Sandleris dejó en claro cuál sería la política monetaria nacional: cero aumento de la base monetaria hasta junio de 2019 y una política cambiaria basada en bandas de intervención amplias y una devaluación progresiva del 3%. La idea es sacada de los manuales de economía tradicionales: si no hay pesos entonces no hay presiones al dólar, tampoco a los precios. Se solucionaría la crisis cambiaria, presente desde fines de abril, y el proceso inflacionario histórico de este año. 
Los riesgos estaban, y están, a la vista. Sin pesos no hay consumo y el fuerte impacto en la actividad económica se evidencia en todos los indices: aumento en los niveles de desempleo, cierre de fabricas y un año cuya caída será mayor a los 2,5% del producto. A pesar de los manuales, la inflación no se resolvió y tendremos un incremento de precios que dará por 2018 el año de mayor inflación en 27 años. Si bien el indicador mensual de variación de precios bajó con respecto a los meses anteriores, cuando la inflación es tan alta su componente inercial se vuelve cada vez más difícil de frenar. 
A su vez, para absorber los pesos ya existentes de la economía nacieron nuevas Letras del Tesoro. Todos los días se licitan Letras de Liquidez (Leliq) a los bancos para motivarlos a dejar los fondos en pesos. Con tasas de interés siempre mayores al 60% y un plazo de 7 días las condiciones favorables hicieron que los bancos aprovecharan la oportunidad de una nueva fuente de ingresos. 
Durante noviembre la política de bandas de intervención, las licitaciones diarias de Leliqs y el segundo acuerdo firmado con el FMI llevaron a algunas semanas de calma para la divisa que llego a superar los $42. Aprovechando el acercamiento del dólar al piso de intervención el Central fue bajando la tasas de interés pero siempre por encima del 60%. 
«Las tasas de interés son incompatibles con la producción, pero necesarias» dijo el ministro de producción. 

Sin embargo, desde la semana pasada con el último desarme de Lebacs el dólar parece haber cambiado de tendencia y la banda nos da la pauta de que el Central no intervendrá entre los $35,89 y $46,45.Solo el día de hoy la divisa subió casi un peso, vendiéndose a $39,46 tocando un nuevo máximo en los últimos casi dos meses y acumulando el quinto día en alza.En un contexto político atravesado por las elecciones del año que viene, una actividad económica que mantendrá la caída al menos durante el primer trimestre de 2019 y una industria en picada, los mercados parecen confiar menos en el modelo y volver a la seguridad norteamericana. Fin de año es incierto para los mercados. Lo que es seguro es que las políticas siguen orientadas a satisfacerlos, como se observa en el presupuesto 2019, y según lo establecido por Sandleris no habrá intervenciones a menos que el dólar pase los $46,45.En esta nota:



Source link

Related Posts

Add Comment