Experto advierte consecuencias por el aumento en consumo de drogas y abuso de tranquilizantes en los escolares chilenos


El XII Estudio Nacional de Drogas en Población Escolar 2017, elaborado por el Senda, reveló que 1 de cada 3 estudiantes entre Octavo Básico y Cuarto Medio ha consumido marihuana en el último año, ubicando a Chile como el primer país de toda América en consumo de esta droga alcanzado un 30,9% (más que Uruguay que llega al 19%).
El estudio también sitúa a nuestro país como el primero en consumo de cocaína, pasta base y tranquilizantes sin receta médica, en esta misma población.
Además da cuenta que 1 de cada 3 escolares declara haber bebido en el último mes. De estos estudiantes, el 61,7% dice haber tenido al menos un episodio de embriaguez (5 o más tragos en una ocasión).
“Lo más preocupante son dos cosas: la primera es que continúa siendo el alcohol una de las drogas más utilizadas por estudiantes y en algunos casos llegando su consumo hasta la embriaguez y la segunda, es el aumento significativo que ha tenido el consumo de marihuana en la misma población, asociada a la baja percepción de riesgo que tiene su consumo”, afirma Ramón Sotomayor-Zárate, científico de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Valparaíso, especialista en drogas de abuso.
El doctor en Farmacología agrega que “esto es muy relevante, ya que el cerebro adolescente es un cerebro inmaduro en esa etapa de la vida, lo que puede gatillar déficit cognitivos, aumentar la presencia de dependencia en la vida adulta y producir otras enfermedades neuropsiquiátricas como la dependencia”.
Respecto a consumo de tranquilizantes sin receta médica, el estudio revela que alcanza al 8,6%. Según los datos del Senda, cerca del 80% de los adolescentes obtiene esas sustancias en la casa, de un cercano o de un familiar.
“Desde el punto de vista biológico es muy preocupante el acceso a drogas en mecanismos farmacológicos tan diversos, que en el caso de un policonsumo pueden generar cuadros de dependencia más graves», afirma.
El experto además manifiesta «que el alcohol a pesar de ser una droga legal para consumo en mayores de edad, es preocupante que el consumo de esta droga comience tan temprano, principalmente por descuido de padres o tutores en dejar bebidas alcohólicas al alcance de menores de edad o a la venta ilegal a menores”.
Finalmente, el doctor recalca que “todas estas drogas en un cerebro adolescente y dependiendo del periodo de consumo así como de la cantidad, pueden generar trastornos de aprendizaje, disminución de la memoria de trabajo, cambios de personalidad y dependencia al consumo de drogas de abuso”.



Source link

Related Posts

Add Comment