Una madre estricta augura una carrera exitosa para sus hijos, afirman investigadores



Fotografía/ 88.9 noticias
Mundo.- Un estudio de la Universidad de Essex, Inglaterra, confirmó que los menores educados en familias que imponen reglas, tienen mayor posibilidad de alcanzar el éxito profesional, que aquellos con padres más flexibles.
El estudio liderado por la profesora Ericka Rascon-Ramírez, observó el comportamiento de 15.500 estudiantes entre los 13 y 14 años, durante media década. La investigación intentó responder preguntas cómo por qué algunos alumnos podían adquirir educación superior y cuáles tenían un mejor desempeño académico, más allá de factores económicos o coeficiente intelectual.
Los menores que participaron en la investigación fueron también divididos en dos grupos: quienes contaban con una figura materna fuerte y estricta, y aquellos que tenían madres más permisivas.
De acuerdo con los resultados, los adolescentes con madres más estrictas tenían una madures emocional mayor, se sentían más seguros de sí mismos, finalizaban sus estudios secundarios y en mayor proporción continuaban su formación académica profesional en la universidad. De la misma manera, el grupo de menores con madres exigentes, tuvo un 4% menos de posibilidades de convertirse en padres o madres durante la etapa académica.
Según estudio realizado por Racson, los efectos de ser una madre estricta pueden traer consecuencias positivas en el futuro laboral de sus hijos, no obstante, algunos expertos consideran que aunque las imponer reglas y límites al menos es necesario, debe realizarse con el balance preciso para no causar efectos contrarios en el infante.
Algunos padres llegan a ser tan restrictivos que en lugar de enseñar a respetar las barreras incitan a sus hijos a romperlas, mentir y ocultar información. Por ello, los especialistas recomiendan no practicar una formación entre lo autoritario y lo permisivo, dejando claras las reglas y límites que se deben seguir en el hogar, pero a su vez, estar preparado para responder a las exigencias del menor cuando éste no desee seguirlas, aplicando lecciones, aprendizajes y charlas, en lugar del castigo físico o la humillación.
Fuente: EsTrending



Source link

Related Posts

Add Comment