Subsecretario Castillo casi a punto de caer o la mejor oportunidad de La Moneda para “negociar” con la DC


Sí, efectivamente el ministro del Interior, Andrés Chadwick, salió en la semana a tratar de blindar al cuestionado subsecretario de Redes Asistenciales, Luis Castillo. También es cierto que el fallo del juez, Alejandro Madrid, sobre el magnicidio del ex Presidente, Eduardo Frei Montalva, no estableció que el subsecretario pecó de encubrimiento a la familia de la autopsia del ex Mandatario y solo habló de «omisión». Pero es igual de cierto que la continuidad de la autoridad del Minsal en estos momentos está en entredicho, más que nunca en los últimos meses, porque se instaló en estos días la idea -en la DC y en el propio gobierno- que desde La Moneda ya dejaron abierta la puerta para sacar del gabinete a Castillo.
El jueves 31, al día siguiente que se conoció el fallo de juez Madrid, el ministro Chadwick precisó que Castillo “no tiene ninguna responsabilidad penal”, pero después más que una defensa a la figura del subsecretario, se limitó a apegarse a frases hechas como que su permanencia «está a disposición del Mandatario” y que todos “seguimos cumpliendo nuestras funciones y siempre, como corresponde, con nuestros cargos a disposición”. El tono y las palabras utilizadas ahora fueron distintas al respaldo cerrado que en meses anteriores se hizo de la autoridad del Minsal desde palacio, un cambio que en La Moneda no fueron capaces de negar.
Es más, el grado de ambigüedad en las respuestas de Chadwich, como describieron ayer en el gobierno, efectivamente a son una señal que la permanencia de Castillo en el gabinete se está mirando con otros ojos.
El tira y afloja que la DC ha tenido con el gobierno para tratar de forzar la salida del subsecretario de Redes Asistenciales llegó a su recta final. En la falange dijeron que el tiempo de esperar el gesto de La Moneda ya se cumplió, que entendieron el tibio blindaje de Chadwick a Castillo como una señal que su salida que va a concretar en el corto plazo y que -tal publicó El Mostrador en diciembre- el subsecretario pende de un hilo.
No solo eso. En la DC recalcaron que es hora de pagar el favor que hizo el partido al descolgarse unilateralmente de la arremetida que preparaba la oposición y que buscaba acusar constitucionalmente a Chadwick tras el asesinato de Camilo Catrillanca. En ese momento el partido liderado por Fuad Chahín amenazó -sin avisar a nadie y cuando aún no había consenso entre las bancadas opositoras- con acusar constitucionalmente al entonces Intendente de la Araucanía, Luis Mayol, lo que le dio el contexto perfecto a La Moneda para victimizar a la autoridad RN sacándolo del cargo y descomprimiendo la presión pública que exigía que alguien asumiera la responsabilidad política por la muerte de Catrillanca y el ocultamiento de información por parte de Carabineros.

En palacio han tomado nota y saben que están en deuda con la DC. Más allá de algunas altisonantes amenazas provenientes desde la falange, en el gobierno dijeron que el partido cumplió durante el primer año legislativo un rol funcional para la administración piñerista, que no tiene los votos necesarios para sacar adelante sus proyectos en el Congreso.
En palacio tienen las cuentas claras, en la Cámara de Diputados están a seis votos de poder aprobar varias iniciativas propias y es  ahí donde la DC es clave. Hasta ahora La Moneda, igual que en el primer gobierno de Piñera, ha sobrevivido gracias al «pirquineo» de votos en la DC y el Partido Radical, una estrategia que consideran la “única vía real” para poder gobernar sin mayoría en ambas cámara del Congreso y que se ve favorecida gracias al desorden interno que tiene la oposición.
Un gesto a la DC -explicaron- del calibre de ceder en el tema de Castillo, considerando lo emblemático que es para la falange el magnicidio de Frei Montalva, le permitiría a la administración piñerista «amarrar» un entendimiento político privilegiado de mayor data y solidez con el partido de la flecha roja, el que este año y el siguiente debería tener la presidencia de la Cámara de Diputados.
La Moneda ya hizo un primer guiño al anunciar que respaldarían la apelación de la familia Frei al fallo en primera instancia para que los culpables del magnicidio sean condenados sean por homicidio calificado y simple como lo estableció el juez Madrid.
Contra el tiempo
En palacio están conscientes de que no pueden seguir alargando mucho más el tema de Castillo, el problema es hacerlo sin que quede en evidencia la operación de «entendimiento especial» con la DC ni menos aparecer pauteados por un partido de la oposición. Y para eso el diseño ya se está afinando.
A favor de ganar días está que no hubo sorpresas políticas tras el fallo. Efectivamente es una presión las declaraciones de Carmen Frei, hija del asesinado ex Mandatario, quien señaló que la permanencia de Castillo en el gobierno “sigue siendo un tema ético”, pero no lo suficiente para acelerar las decisiones si dicho emplazamiento lo hubiera realizado Eduardo Frei Ruiz Taglea, dada su condición de ex Presidente.
Así, la salida que busca La Moneda es superponer el crispado ambiente que se vive al interior del Ministerio de Salud como pantalla, y, agarrarse de eso como justificación de la que sería su salida. En la nota de El Mostrador “La Bomba de tiempo del Minsal: la feroz guerrilla interna entre Santelices y Castillo que complica al gobierno”, quedó en evidencia el alto grado de tensión en dicha cartera entre el ministro Emilio Santelices y su subsecretario de Redes Asistenciales.
Un conflicto que ha afectado el trabajo de una de las carteras claves de la administración -a lo que se suma el veto que hay a Castillo en las comisiones de Salud del Congreso- y que ha generado más ruido político de lo presupuestado. Es más, trascendió que Chadwick está molesto con el subsecretario, que es a él a quien responsabiliza de filtraciones a la prensa que han complicado al gobierno y que por eso se habría optado por transformar este conflicto interno del Minsal en la llave para justificar su salida.



Source link

Related Posts

Add Comment