translated from Spanish: ¿Para cuándo el superhéroe latino de Marvel?

Durante casi una década los héroes del universo cinematográfico de Marvel parecían sacados del mismo molde, hasta que en los últimos dos años Disney se alejó del arquetipo y trajo un poco de diversidad e inclusión a la pantalla: “Black Panther” nos dió un héroe africano, “Capitana Marvel” la primera superheroína, en 2020 veremos a “Shang-Chi”, el vengador asiático, y el capo del estudio Kevin Feige confirmó que se está preparando una película protagonizada por Kamala Khan, la popular heroína musulmana.¿Pero dónde está el superhéroe de origen hispánico, cuando las películas de Marvel dominan la cartelera latinoamericana, batiendo récords año tras año? En estos 11 años de historia Marvel sólo nos ha dado personajes secundarios, a pesar de que casi todas sus películas están ambientadas en la ciudad de New York, donde el 29% de los habitantes tiene ascendencia latina.

El Agente Sitwell (Maximiliano Hernández) era el compañero de Coulson (Gregg Clark) hasta que reveló ser un terrorista infiltrado

Dos latinos en 10 años
El primer personaje latino del universo Marvel no tuvo ni tiempo de expresar sus raíces. Maximiliano Hernández interpretó al agente de S.H.I.E.L.D. Jasper Sitwell (que con ese nombrecito claramente no era latino en el guión) en “Thor” y “The Avengers”, tuvo un rol ligeramente más importante en “Agents of S.H.I.E.L.D.” y resultó ser uno de los traidores que colaboraban con la organización terrorista HYDRA. En “Capitán América: El Soldado del Invierno” es interrogado por los héroes y asesinado por Bucky, sin siquiera decir sus últimas palabras.

Las mejores escenas de Luis (Michael Peña) en las películas de «Ant-Man» fueron improvisadas

Más suerte tuvo Michael Peña, que interpreta a Luis, el secuaz del protagonista Scott Lang en las dos entregas de “Ant-Man”, y que se roba cada una de sus escenas como un estafador de poca monta de capacidad única para contar una anécdota.Pero eso no quita que los únicos personajes latinos del Universo Cinematográfico Marvel sean un ladrón y un traidor.

El colombiano John Leguizamo es uno de los actores que más ha hecho en pos de la representación latina en el cine norteamericano

En 2017, el actor John Leguizamo escribió un editorial para NBC News con el provocador título de “Los latinos tenemos que ser superhéroes, al fin y al cabo hacemos todo lo demás en Estados Unidos”:
“¿Cuál es el protocolo para elegir un superhéroe? ¿Estamos mandando mal el currículum? ¿Hay una entrevista que nos perdimos? Si le preguntás a un candidato latino a superhéroe cuáles son sus poderes, te va a decir ‘bueno, hago los peores trabajos en las peores condiciones por el peor sueldo, me atacan diariamente por mi raza, ¡pero hago el trabajo mejor que nadie y con una mirada positiva!””

«Spider-man: Un Nuevo Universo» se concentra en la relación entre Miles Morales y su padre, pero los cómics resaltan la unidad familiar

Técnicamente hay otro personaje latino, quizás el superhéroe más popular de este origen: Miles Morales de la excelente “Spider-Man: Un Nuevo Universo”. Miles es hijo de Jefferson, un policía afroamericano y Río, una enfermera puertorriqueña, pero el problema con el personaje es que Sony parece haber tomado la decisión de relegarlo al cine animado mientras el ya trillado Peter Parker se acerca a su ¡séptima! película con actores reales.El caso de Zoe Saldana como Gamora es un poco más complicado. La actriz es 100% latina, hija de un padre dominicano y madre puertorriqueña, pero se identifica como afroamericana – “no hay una sóla manera de ser negra” dijo en una polémica entrevista de la época en la que fue criticada por interpretar a la cantante Nina Simone. Que su personaje tenga piel verde y venga del planeta Zen-Whoberi hace que ni siendo generosos podamos sumarla a una lista de personajes latinos.

Rosario Dawson como Claire Temple, el hilo conector entre todas las series del universo Marvel en Netflix

En TV el panorama mejora
En la periferia del Universo Marvel están las series de televisión, que aunque tienen una conexión tenue con las películas no suelen mezclar a sus personajes. Sabemos, por ejemplo, que en “Avengers: Endgame” no vamos a ver a Claire Temple, la enfermera de turno nocturno descendiente de cubanos interpretada por Rosario Dawson y que salvó la vida de cada uno de los héroes callejeros de Marvel/Netflix.

Robbie Reyes (Ghost Rider), una oportunidad perdida para Marvel en TV

Lo peor de todo esto es que los personajes que se usan en estas series ya no se pueden usar en el cine. La serie “Agents of S.H.I.E.L.D.” desperdició por alguna razón a Robbie Reyes, uno de los mejores personajes latinos de los cómics y la nueva versión de “Ghost Rider” (el mismo “espíritu de la venganza” que Nicolas Cage interpretó en dos pésimas películas).Robbie es un mecánico asesinado por la pandilla Fifth Street Locos, que regresa a la vida y busca venganza a bordo de un Dodge Charger. La participación de Reyes (Gabriel Luna) en la serie duraría sólo 10 capítulos después de los cuales el personaje se autoexilia al infierno y no vuelve a aparecer.La serie tuvo otros personajes secundarios latinos, como Joey Rodríguez (el colombiano Juan Pablo Raba) y Elena “Yo-Yo” Rodríguez, de apariciones esporádicas y una muy buena serie web llamada “Slingshot”, disponible en forma completa en YouTube. Otras series inspiradas en Marvel tienen personajes latinos, como Molly Hernández en “Runaways” y Eclipse en “The Gifted”, pero la conexión con el cine es aún más lejana.

El personaje de América Chávez brilló bajo la pluma de la autora queer latina Gabby Rivera

Los grandes candidatos de los cómics
¿Quedan, entonces, superhéroes latinos en el universo de los cómics? Suficientes. Y algunos encajarían perfectamente con nuevos personajes de Marvel como Valkiria y la Capitana Marvel.La mejor candidata es América Chávez («Miss América»), que no sólo tiene superfuerza y la capacidad de volar, sino que sus patadas pueden abrir agujeros en la realidad, permitiendo viajes inmediatos a través del multi-universo. El extrañísimo orígen del personaje está más cerca de los Guardianes de la Galaxia que de héroes de historias más simples como Spider-Man, pero sus aventuras suelen tomar lugar en la Tierra, y en 2015 formó parte de un equipo llamado A-Force, una formación femenina de los Avengers liderada (por supuesto) por Carol “Capitana Marvel” Danvers. Chávez también se identifica como lesbiana, lo que sería un paso adicional en términos de representación para Marvel.

Samuel Alexander (Nova) es un héroe cósmico para una nueva generación

Samuel Alexander (Nova) es un personaje con una historia particular. El guionista Jeph Loeb (hoy líder de Marvel TV) lo creó en 2011 como un homenaje a su propio hijo, que murió a los 17 víctima de una enfermedad terminal. Sam es un quinceañero normal que viene de una familia de bajos recursos de Arizona y descubre que su padre fue parte del Cuerpo Nova, la policía intergaláctica que vimos en “Guardianes de la Galaxia” y que fuera destruída por Thanos al recuperar la Gema del Poder en “Avengers: Infinity War”.Luego de la misteriosa desaparición de su padre, Sam usa su poderoso casco para buscarlo y en sus aventuras se encuentra con Rocket y Gamora, que terminan entrenándolo para convertirse (temporalmente) en una especie de Robin de los Guardianes. “Guardianes de la Galaxia Vol. 3” sería una gran ocasión para presentar a este personaje, y el director James Gunn ha nombrado al personaje como una posible adición en varias entrevistas.

Ava Ayala (White Tiger) fue un personaje prominente en las series animadas de Spider-Man

Pero la que más chances tenemos de ver en el futuro cercano es a Ava Ayala, alias White Tiger (Tigre Blanco). Ava es la heredera del amuleto de jade que daba poderes a su tío Héctor, uno de los personajes “callejeros” de Marvel creados en la misma época que Luke Cage y Iron Fist. No sería raro que White Tiger aparezca en la inminente “Shang-Chi”, ya que son personajes que comparten un estilo similar.

Magneto (Michael Fassbender) caza jerarcas nazis en una versión absurda de Villa Gesell en «X-Men: Primera Clase»

La compleja relación de Marvel y Latinoamérica
¿Pero por qué estos héroes son descendientes de latinos y no directamente latinoamericanos?Hay una extraña contradicción en el mapamundi del universo Marvel que viene de los cómics originales. La editorial ve a la ciudad de New York como centro del mundo, y aunque sabemos hasta la esquina en la que está construída la torre de Tony Stark (Broadway y la 42) el resto del mundo es mucho más difuso. Una ciudad perfectamente recreada, pero rodeada de Macondos.Black Panther, por ejemplo, no viene de Nigeria ni de Sudáfrica, sino de la nación ficticia de Wakanda (en los cómics también hay una Narobia y una Niganda, que por suerte no llegaron al cine). Los X-Men de las historias originales fundan una nación propia llamada Genosha en la costa de África, y suelen viajar a cumplir misiones a Madripoor, país que mezcla Hong Kong, Filipinas y Singapur en un menjunje ligeramente racista – pero no tanto como las “exóticas” K’un-Lun de “Iron Fist” o Kamar-Taj de “Doctor Strange”.

La nación imaginaria de Sokovia es una creación 90% digital

Europa no se salva. Dr. Doom viene de Latveria, dictadura imaginaria de Europa del Este, mientras que los memoriosos recordarán que el final de “Avengers: La Era de Ultrón” está ambientada en una tal Sokovia, que parece ser un remix de 20 ex-repúblicas soviéticas distintas.Me encantaría dar la buena noticia de que Marvel no jugó a crear naciones americanas, pero hay suficientes como para llenar un nuevo continente. El planisferio de Marvel incluye países de nombres francamente graciosos como la república de Río de Muerte visitada por el Capitán América en los ‘70, o la delirante Pasta Guerrera, nación en la que el superhéroe Sub-Mariner derrotó a un jerarca nazi en 1943.

Elektra se prepara para eliminar al dictador latinoamericano Carlos Huevos en «Elektra: Assassin», de Frank Miller y Bill Sienkiewicz

Como vimos en la película “X-Men: Primera Clase” y sus montañas de Villa Gesell, Marvel parece pensar que hay sólo dos tipos de países debajo de la frontera con México: dictaduras bananeras y refugios de criminales de guerra. Ah – y los nombres de casi todos esos países empiezan con “San”.En sus casi 80 años de historia, los cómics de Marvel nos han presentado a dictadores como, el inimitable Carlos Huevos (San Conception), El Toro (Santo Rico), El General (San Pablo) General Accardo (Santo Angelo), Capitán de Ortega (San Domingo), Santiago Escalona Rivera (San Diablo) y hasta un clon de Adolf Hitler en la republiqueta de San Gusto.Ni hablemos de la desafortunada nación isleña de Santo Marco, gobernada en distintas historias por los dictadores Alejandro Montalva, Luis Augustine, Emilio Duarte y – juro que no estoy inventándolo – Félix Navidad.

En los ’60s los Cuatro Fantásticos invaden una nación ficticia en Latinoamérica en la que se encuentran a Adolf Hitler

Es un tour surrealista que revela la xenofobia casual de la cultura pop norteamericana, y la forma en la que estos universos excluyen a los que terminan siendo sus propios consumidores. Son recordatorios demasiado frecuentes de lo poco que importamos, como lectores y como individuos, a los creadores de nuestros personajes favoritos.Por eso necesitamos héroes latinos. Porque no podemos seguir consumiendo un producto que siempre encuentra una forma de dejarnos en el margen, en especial en una época en la que la discriminación a descendientes de latinos infecta el discurso del poder ejecutivo norteamericano y por primera vez en décadas existe la amenaza de una intervención estadounidense sobre una nación soberana en Latinoamérica.El cine de superhéroes es un fenómeno popular que trasciende la cultura norteamericana.  En sus mejores ejemplos apela a valores universalmente positivos y tiene la capacidad de inspirar a través de la definición más simple y clara del heroísmo: ponerse del lado del oprimido. Una vez más, John Leguizamo lo explica a la perfección en su ensayo:
“Nos merecemos tanta visibilidad en el medio como cualquier otro. Niños, adolescentes y hasta adultos elegimos a los superhéroes como modelos, y la representación de ‘alguien como yo’ es una gran parte de la conexión con cualquier fuente de entretenimiento y sentirte parte de la sociedad en la que vivís. Porque, si no te ves representado más allá de vos mismo, te sentís invisible.”
En esta nota:

Original source in Spanish

Related Posts

Add Comment