Luisana Lopilato: «No es un chiste, las mujeres se están muriendo»



A través de una videollamada y en comunicación directa con la Argentina, Luisana Lopilato habló de todo. La actriz, quien se encuentra próxima a estrenar «La corazonada», la primera película argentina realizada para Netflix -y que desarrollará la historia anterior a «Perdida»- dialogó con Intrusos sobre su presente, su relación con su esposo, el cantante Michael Bublé y más.Semanas atrás, el artista fue denunciado por violencia de género por algunas actitudes hacia la actriz en las transmisiones en vivo que realizaban para brindar entretenimiento durante el hostil presente que afronta el mundo por la pandemia del nuevo coronavirus.

«No le quiero dar tanta importancia a este tema porque de verdad para mí no es importante. Mike es un hombre con todas las letras. Es un caballero. Está todo el tiempo pensando en cómo hacerme más feliz. Y no lo digo porque me creo mil, incluso las personas que están conmigo lo conocen y saben cómo es. Nosotros sufrimos mucho como familia, como para darle tiempo a estas cosas. En esta casa no hay más espacio que para el amor», comenzó diciendo la actriz, quien añadió que el cantante recibió amenazas de muerte.

«Si querían lastimarme, lo lograron. Sentí dolor porque salí a explicar y a decir cuál era mi verdad y a muchos no les alcanzó. Seguían alimentando algo que no era verdad», sostuvo. «Leía cosas como: ‘Ella cree en Dios, seguro se calla’. No, yo tontita no soy ni tampoco me voy a callar si me pasara una cosa así. Sé perfectamente a donde tengo que ir», continuó.Luisana reconoció:  «En algún momento sentí miedo». «Me dijeron que iban a matar a Mike cuando llegara a la Argentina», añadió y comentó que le enviaron fotos de una navaja diciendo: «Te vamos a cortar los dedos». «No es lindo que te amenacen de muerte», mencionó.

«Yo sufrí muchísimo. Esta familia sufrió muchísimo. En mi casa lo único que hay es amor. Nada más», sostuvo y habló sobre la violencia de género, un hecho atroz que en la Argentina acaba con la vida de una mujer cada menos de 30 horas. «Mientras nosotros hablamos ahora hay una mujer que está muriendo. Eso no es un chiste. Las mujeres se están muriendo», sostuvo.La salud de su hijo mayor
«Este tema me hace llorar», comenzó diciendo la actriz acerca del diagnóstico de su hijo mayor, Noah, quien a su corta edad debió enfrentarse al cáncer de hígado.»El cáncer es un camino largo. Gracias a Dios, mi hijo está bien. Yo soy una mujer de mucha fe, confío en que mi hijo va a estar bien y lo voy a tener por muchos años. No existe otra posibilidad en mi cabeza», expresó, al tiempo que Jorge Rial le preguntó: «¿Dudaste de la fe?».

«No de mi fe», respondió la actriz, quien sí confirmó que se realizó varios cuestionamientos pero se enfocó en el cariño recibido. «Fue lindo saber que no estábamos solos y que toda esa gente estuvo con nosotros», mencionó y reconoció que en un principio le costaba hablar del tema.»Después, de a poquito me fui aflojando. Tampoco quiero que mi hijo cargue con esto toda la vida. Él ya está bien. Sabe lo que tuvo», añadió y detalló que le envió un mensaje a Fede Bal al enterarse de su caso: «Me siento muy en contacto con los que pasaron lo mismo».Sobre «Casados con hijos» y la baja de Érica Rivas
«Me dio lástima. No quiero entrar en detalles, ni decir ni más ni menos. Yo hablo de mi experiencia y estamos re contentos de volver con ‘Casados con hijos’. Es un personaje (Paola Argento) que amé muchísimo y que me divierte compartilo con mi hermano, con Guillermo Francella, Flor Peña y Marcelo Debellis», comenzó diciendo.Rápidamente los periodistas le preguntaron acerca de la baja de Érica Rivas, quien interpretaba el personaje de María Elena Fuseneco. «Soy sincera, ni Flor ni yo vamos a hacer algo con lo que no nos sintamos cómodas. No leí el guión todavía, no me lo dieron, pero vamos a hacer ‘Casados con hijos’. Nos vamos a reír con ‘Casados con hijos’. Es un personaje y si no nos sentimos cómodas, lo charlaremos. Siempre está la puerta para hablar con Guillermo y con Gustavo Yankelevich», consideró.

«Le tengo mucho aprecio a Érica. Por eso no quiero hablar de su business, ni ella tampoco habla del mío. Cada uno hizo su propio arreglo. Con el único que hablé en la negociación fue con mi hermano, después no hablé ni con Guillermo, Marcelo o Érica. Tuve una buena relación con ella, pero estar lejos un poco te corta esos vínculos», cerró.En esta nota:



Source link

Related Posts

Add Comment