La Justicia de Misiones ordenó la libertad de María Ovando



Un juez de Misiones hizo lugar hoy a un habeas corpus y ordenó la libertad de María Ramona Ovando, quien se encontraba detenida por una condena a 20 años de prisión acusada de «haber permitido o no haber impedido el abuso sexual» de una de sus hijas y una de sus nietas.»Esta resolución prestigia al Poder Judicial de Misiones frente a la mayoría de las resoluciones arbitrarias, con sesgo autoritario, y tiene un fuerte contenido de control de convencionalidad», sostuvo tras el fallo Eduardo Paredes, unos de los defensores de Ovando.La condena de Ovando fue apelada por el Equipo Misionero de DDHH, Justicia y Género, que logró su libertad a través de un habeas corpus que había sido presentado en diciembre último por Nora Cortiñas, de la organización Madres de Plaza de Mayo-Línea Fundadora. La decisión de otorgarle la libertad fue tomada por el juez Correccional y de Menores 2 de la Primera Circunscripción Judicial de Misiones, César Raúl Jiménez.

En noviembre de 2012 la mujer, quien vivía en condiciones de pobreza extrema junto a sus doce hijos en Colonia Delicia, fue juzgada y absuelta por «abandono de persona agravada por el vínculo» tras la muerte de su hija de 3 años, como consecuencia de un cuadro de desnutrición.El Tribunal Penal 1 de Eldorado, Misiones, la había condenado a 20 años de prisión a por «haber permitido o no haber impedido el abuso sexual de las niñas de su familia, cuando las mismas ya no vivían con ella por disposición de la jueza Margarita Potschka, quien en una audiencia realizada el 10 de marzo de 2015, con graves irregularidades, decidió retirarle la guarda y entregárselas a los supuestos abuelos paternos», dijeron sus abogados. Ese día a los acusados de abuso también se los condenó, pero a 18 años para Marcos Iván Laurindo y 12 para Lucas Sebastián Ferreira.Fueron los movimientos feministas y organizaciones de derechos humanos quienes la acompañaron. «María vivía en la extrema pobreza, a los 37 años había parido 12 hijos. Fue madre a los 14 años, parió sus primeros hijos e hijas en medio de golpes y en algunos casos en la más extrema soledad. El Estado solo apareció en su vida para juzgarla», relataron. 



Source link

Related Posts

Add Comment