Pedro Castillo vs. Keiko Fujimori: las propuestas de los candidatos que se disputarán la presidencia de Perú en segunda vuelta




Keiko Fujimori, de 45 años y líder del partido Fuerza Popular, es una de las políticas más conocidas y polémicas de Perú.
Es hija del expresidente Alberto Fujimori, quien gobernó de 1990 a 2000 y actualmente cumple una condena de 25 años de prisión por violaciones a los derechos humanos.

Esta es la tercera vez que la política intenta llegar a la presidencia.

Fue finalista en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de 2011 y 2016, en las que perdió frente a Ollanta Humala y Pedro Pablo Kuczynski (PPK), respectivamente. Pero en 2016, su partido obtuvo la mayoría absoluta en el Congreso.

De ganar esta segunda vuelta, sería la primera presidenta mujer de Perú.

La candidata estudió Administración de Empresas en la Universidad de Boston (EE.UU.) y obtuvo una maestría en el mismo campo en la Universidad de Columbia (EE.UU.).

Está casada con el estadounidense Mark Vito Villanella y fue congresista entre 2006 y 2011.

Keiko Fujimori cumplió dos veces parte de una orden de prisión preventiva entre octubre de 2018 y mayo de 2020 a causa de una investigación en curso por supuesto lavado de activos provenientes de sobornos de la constructora brasileña Odebrecht, para presuntamente financiar su campaña de 2011. Ella rechaza las acusaciones.

Durante su campaña, habló de aplicar una «demodura», una combinación de democracia y mano dura en el país.

Además, defiende la Constitución de 1993 (promulgada durante el gobierno de su padre) y en su plan de gobierno, «Rescate 2021», propone el «desarrollo de una verdadera economía social de mercado» que promueva «el trabajo formal, el desarrollo de emprendimientos, las asociaciones público-privadas y la inversión sostenible y socialmente responsable».

El plan de gobierno también promete fomentar «una sana convivencia entre la agricultura y minería».

Fujimori se ha manifestado en contra de la eutanasia y la interrupción del embarazo —aunque no en caso de aborto terapéutico — y a favor de «legislar la unión civil desde la perspectiva patrimonial», según escribió en una columna en la cadena RPP a inicios de marzo.

Hasta fines de marzo, Fujimori tenía un 55% de antivoto (quienes decían que definitivamente no votarían por ella), el mayor nivel de rechazo de todos los postulantes, según una encuesta del Instituto de Estudios Peruanos (IEP).

Sin embargo, las preferencias estaban tan fragmentadas que este «antivoto» no le impidió llegar a segunda vuelta.

Ahora, con el pase a segunda vuelta de Castillo, se prevé que Fujimori intente unir a los votantes de los otros candidatos de derecha, sobre todo de Hernando de Soto, de Avanza País, y de Rafael López Aliaga, de Renovación Popular, que quedaron en tercer y cuarto lugar.

Antes del anuncio del resultado oficial de la primera vuelta, Fujimori ya había dicho sobre De Soto que ambos tienen «grandes coincidencias» y que esperaba que pudieran «trabajar juntos».

«Hago una invocación a ellos [De Soto y López Aliaga] que han señalado que creen en un modelo de inversión privada, que han señalado que no quieren que Perú se convierta en Cuba o Venezuela», dijo también la candidata la noche de las elecciones.



Source link

Related Posts

Add Comment