Un día como hoy Mandela se convertía en el primer Presidente negro de Sudáfrica


Un 9 de mayo de 1994 Nelson Rolihlahla Mandela hacía historia al convertirse en el primer político negro en asumir la presidencia de Sudáfrica, un país signado en aquel entonces por el racismo y la discriminación.La llegada de Mandela al Poder Ejecutivo sudafricano puso fin al régimen racista cuya mayor manifestación fue el apartheid, un régimen institucionalizado (es decir, avalado por la constitución nacional) de segregación racial por el cual la población negra tenía denegado el acceso a los mismos derechos que sus cohabitantes blancos.

Mandela al asumir la presidencia en 1994

Entre otras cosas, el apartheid prohibía a las personas racializadas a ocupar puestos políticos o de trabajo calificados, no podían votar, utilizar los mismos servicios, usar el transporte público o convivir en los mismo espacios que las personas blancas. Tampoco estaban permitidos los «matrimonios mixtos» entre personas de distinto color de piel.

Entrada al transporte público en Sudáfrica que muestra la segregación racial del apartheid

Nelson Mandela fue un abogado y activista sudafricano que lideró los movimientos contra el apartheid y que, tras una larga lucha y 27 años de cárcel, logró presidir elegido por el voto popular el primer gobierno que ponía fin al régimen racista en 1994. El principal objetivo de su gobierno fue desarmar la estructura social y política heredada del apartheid a través del combate del racismo institucionalizado, la pobreza, la desigualdad social y la promoción de la reconciliación social.

Mandela estuvo 27 años preso, desde 1963 hasta 1990

Líder nato y dueño de un enorme carisma, Mandela se convirtió en un símbolo de la lucha contra la discriminación racial dentro y fuera del país, en una figura legendaria que representaba el sufrimiento y la falta de libertad de todos los negros sudafricanos.Su lucha por acabar con la discriminación le costó estar encarcelado durante 27 años (1963-1990). Mientras campañas internacionales abogaban por su liberación, fue excarcelado en medio de una convulsión social en Sudáfrica en las que intervino Frederik de Klerk, un político blanco presidente de la República por el Partido Nacional.

Nelson Mandela el día de su liberación, el 11 de febrero de 1990

De Klerk debió ceder antes las presiones y avanzó en políticas para abolir el apartheid. En febrero de 1990 legalizó el Congreso Nacional Africano (CNA), partido presidido por Mandela y lo liberó tras casi tres décadas de prisión por ser considerado un «terrorista» contra el orden de su país.Mandela se convirtió en su principal interlocutor para negociar el desmantelamiento del apartheid y la transición hacia una democracia multirracial. Pese a la complejidad del proceso, ambos supieron culminar exitosamente las negociaciones y establecer las elecciones generales de 1994, en las que lideró el CNA que triunfó en las urnas.

Mandela y De Klerk recibiendo el Premio Nobel de la Paz. Un año después conformarían la fórmula presidencial que llegó al poder

Ambos compartieron el Premio Nobel de la Paz en 1993 por su enorme trabajo por poner en marcha una política de reconciliación nacional.Al asumir la presidencia un año después Mandela designó a De Klerk como vicepresidente conformando uno de las fórmulas más importantes para la historia de su país y para el avance de los derechos humanos en todo el mundo.



Source link

Related Posts

Add Comment