Catalina Pérez (RD): «O defendemos juntos la democracia o nos hundimos todos sin ella»



Luego de 30 días de negociación, el Congreso logró ponerse de acuerdo y aprobar la reforma constitucional que habilita el nuevo proceso constituyente. La votación en Sala dejó de manifiesto que la palabra empeñada -frase que está de moda hoy en el círculo político- se impuso. En la pantalla del hemiciclo se vieron nombres en verde desde el PC hasta la UDI. Todos alineados para darle inicio a la discusión constitucional. La diputada Catalina Pérez, ex presidenta de Revolución Democrática y actual segunda vicepresidenta de la Cámara de Diputadas y Diputados, fue parte de las negociaciones y testigo de algo que hace tiempo no se ve en la esfera pública: Política de los acuerdos.
Luego de haber sido parte de la discusión en la comisión, la Diputada frenteamplista estaba muy confiada respecto a lo que pasaría en la sala. Se esperaba que la discusión, previa a la votación de la cámara baja, terminara a eso de los cuatro o cinco de la madrugada, pero la disposición de todos -más algunas medidas reglamentarias que tomó la comisión- logró que la sesión terminara a las 11 de la noche. Por una parte, el acuerdo entre los partidos demostró solides y, por otra, el tiempo que se lleva debatiendo el tema, fue un factor que impulsó el maratónico trabajo desde la comisión.
El porqué de que las fuerzas políticas se alinearon de manera tan ordenada al acuerdo, cree Pérez, es porque “tenemos claro que la actual Constitución es incapaz de establecer un orden para la gobernanza de los próximos años, no se puede responder a las demandas de la ciudadanía con un instrumento que está agotado”. Además, cree que desde ambos sectores se ha sacado aprendizajes: “Unos han comprendido que no podemos tener una Constitución programática y otros han comprendido que no podemos continuar con una con cerrojos”.
¿Qué pasa con los otros partidos que no forman parte del acuerdo? El Partido Republicano presentó más de 40 indicaciones ¿Cree que hubo ánimos de dilatar el proceso?
Creo que aquí hay algunos que no les interesó ni les interesa generar un diálogo democrático. Creo que la extrema derecha busca boicotear la creación de una nueva Constitución mediante el Team Patriota en la calle y el Partido Republicano en el Congreso. Lo hacen cuando deciden no participar del diálogo de los partidos de cara a la generación del acuerdo, lo hacen con sus declaraciones en la prensa cuando entrampan en debate en la Comisión de Constitución, acusando irregularidades que no existen o presentando censuras sin fundamentos. Creo que eso también en síntoma de algo que ha ido quedando cada vez más claro: hoy día existen fuerzas políticas que no le interesa dialogar, que no les interesa ser parte de los acuerdos que nos permiten avanzar, hay fuerzas políticas a las que no le interesa reconocer la posición del otro como una posición legítima, que tiene derecho a ser oída y a ser debatida. Eso es muy peligroso. Cuando Gonzalo de la Carrera es violento, como ayer, cuando el Team Patriota es violento, cuando el Partido Republicano no deja que algunas comisiones del congreso funcionen, eso se opone a la legitima expresión de diferencias. Eso se opone a la democracia, a la tolerancia, y eso termina con lo que vimos en Brasil hace un par de días.
¿Cómo fueron los ánimos dentro de la comisión? Antes de que el Diputado De la Carrera hostigara al Diputado Diego Schalper, hubo un encuentro entre el Diputado Sánchez (Republicano) y la presidenta de la Comisión Karol Cariola. 
La censura a la presidenta Karol Cariola fue una acción totalmente injustificada que solo buscaba hacer un punto político contra la presidenta y dilatar el debate de la comisión de Constitución. Eso creo que se vuelve más evidente. Lo infundada de la censura, cuando esta se pierde por nueve votos a uno. Me gustaría detenerme a condenar enérgicamente la violencia con la que actuó el Diputado De la Carrera ante el rechazo de la censura. Este es el tipo de acciones que están fuera del marco democrático. Por lo mismo, dado que esta es una actitud reiterada del diputado, como mesa directiva, decidimos llevar este caso a la comisión de ética para que su actuar fuese sancionado porque no podemos normalizar un clima de intolerancia y extrema polarización. La gente necesita mucho más de nosotros. Ahora, el Congreso Nacional tiene una conformación que muchas veces resulta compleja para construir o avanzar en temas que son transcendentales, pero tiene también, y creo que es algo que se expresó en la comisión de Constitución, las fuerzas políticas que entienden que, o defendemos juntos la democracia o nos hundimos todos sin ella. Fuerzas que son capaces de lidiar con sus diferencias, ponerlas de lado y avanzar para los chilenos y chilenas. Esa fuerza tiene que conducir a acuerdos sobre el proceso constituyente, pero también sobre mínimos civilizatorios, pisos bases de seguridad social que permitan a los chilenos y chilenas estar tranquilos en materias de pensiones, salud, seguridad y educación. Es decir, cooperar para generar certezas mínimas para la familia, avanzar en bienestar. Desde otro modo, la desconexión con la realidad con el 99% de chile se va a seguir agudizando.
Una de las críticas más importantes que se le ha hecho al proyecto constituyente que viene, es la falta de participación ciudadana y la legitimidad del Acuerdo por Chile ¿Cómo se resuelven esas críticas? ¿Influirá la elección de expertos en la elección de expertos?
Somos unos convencidos de que el acceso a la información y la participación ciudadana son elementos que aportan estabilidad y legitimidad al proceso constituyente y no se piensan en beneficio de uno u otro sector político. Ese desafío creo que sigue abierto en la discusión del reglamento que regirá el Consejo Constitucional, por ejemplo, y ahí creo que tenemos que seguir aportando con algunas ideas que, lamentablemente, no pudimos incluir en la reforma y no se consideraron a la hora de suscribir el acuerdo.
La desinformación y la desafectación de la gente con estos procesos es un problema para la democracia y no puede ser la piedra de tope, nuevamente, para el éxito del proceso. Ahora, sobre los expertos y el órgano constitucional 100% electo, fue clara nuestra posición durante el acuerdo. A nosotros nos hubiese gustado un proceso constitucional que, como el anterior, hubiese tenido el carácter 100% electo en todos sus órganos. Ahora, más allá de los nombres de los expertos y sus atribuciones. Creo que lo fundamental de este proceso es entender que el órgano protagonista de la elaboración de la nueva constitución debe ser el Concejo Constitucional, que es, justamente, el órgano electo por la ciudadanía. Creo que cuando comprendemos el protagonismo que la ciudadanía debe tener en el proceso, comprendemos también la necesidad o aseguramos la necesidad de tener éxito en el resultado finalmente.
¿Desde las izquierdas ya están en conversaciones respecto a los expertos que quieren proponer?
Es una conversación que no hemos tenido de manera institucional en los partidos oficialistas todavía en la cámara de Diputados y Diputadas. Pero creo que, si es importante que, más allá de la voluntad de cada uno de loso partidos, seamos capaces de garantizar la diversidad completa de los expertos y expertas que conformen la Comisión. Creo que ahí tienen que haber representantes de todos los mundos que componen nuestra sociedad con un estándar mínimo para efectos de garantizar una determinada expertiz en el mundo del trabajo, en el mundo ambiental, en el mundo de los DD.HH., en el mundo de la garantía de derechos sociales, en el mundo de las garantías de derechos civiles y políticos. Creo que necesitamos una mirada cuya expertiz no está dada solamente por la cantidad de semestres universitarios que tengas, sino cuya expertiz está dada por la experiencia política y social que llevas sobre el cuerpo. Creo que ahí a la diversidad de la comisión experta va a ser trascendental entendiendo siempre que el protagonismo tiene que estar en el consejo constitucional siendo ellos el órgano representante de la ciudadanía.
A principios de semana el Servel publicó con comunicado expresando la preocupación que les provocó el hecho de que no se incluyeran las instituciones autónomas en la reforma que habilita el nuevo proceso constituyente. ¿Es un factor preocupante?
Creo que el acuerdo, respecto a las bases constitucionales, no es un acuerdo respecto a todo el contenido de una nueva Constitución. Es un acuerdo de pisos bases de los cuales conversamos, de contenidos mínimos que tiene la nueva constitución. En ningún caso busca agotar el debate constituyente. La autonomía de los órganos que hoy son autónomos no se puso en cuestión. Espero que no se ponga en cuestión hoy día. El hecho de que no se contenga dentro de los bordes, no es ningún indicio de preocupación respecto a la mantención de dicha autonomía.



Source link

Related Posts

Add Comment