¿El porno incentiva a las violaciones? Nos responde la actriz Maria Riot


Cuando entrás a una página porno mainstream, el 99% de las fotos de cada categoría las protagoniza una o varias mujeres y del hombre lo único que se ve es el pene. Ese dato ya nos dice algo clave: la pornografía masiva está dirigida a los varones. 

Tener trece años y una revista para adultos en tu mochila para masturbarte en el baño es muy típico de la adolescencia de los chicos y muy poco típico de las mujeres. Las nenas, a esas edad, consumen (o tienen permitido consumir) otro tipo de cosas, en general, relacionadas con cuestiones románticas y no sexuales. 

Si bien el principal problema es la desigualdad de información, hay algo que contribuye a que el conflicto sea aún mayor y es la manera en la que este mundo enseña cómo se tienen relaciones sexuales.

El Salón Erótico de Barcelona lanzó para la campaña de este año un video que genera muchísima controversia y muestra cómo, según esta empresa, el porno mainstream le enseña a tus hijos que violentar o abusar de una chica no está taaaaaaaaaaan mal. ¿Pero es el porno el responsable? ¿No es el Estado el que debe garantizar la Educación Sexual Integral? 

En FILO fuimos a una fuente clave para hablar del tema: María Riot, actriz porno feminista y trabajadora sexual.  Si bien cuando recurrí a ella estaba segura de que dicha publicidad le iba a gustar, descubrí con sorpresa todo lo que el Salón Erótico de Barcelona esconde detrás de esa pantalla. 

«En una sociedad sin educación sexual, era obligatorio que el porno cambiara», sostiene su protagonista y así linkea la industria del porno con la Ley de Educación Sexual Integral, ley que está en agenda en nuestro país, ya tiene media sanción en el Congreso y busca su obligatoriedad en todos los institutos de educación, ya sean públicos o privados. 

María Riot es actriz porno y trabajadora sexual | Foto: Twitter»Me parece perfecto que se hable de educación sexual, tendría que hablarse todos los días de sexualidad pero cuando asocian porno con ESI, le están echando la culpa al porno de todo lo que no hizo nunca el Estado con respecto a la educación. Es más fácil echarle la culpa a que el porno nos educa mal o que es el causante de violaciones, lo cual me parece gravísimo que diga eso y la gente comparta el spot como si nada, y no le echemos la culpa al Ministerio de Salud, a los gobiernos que no implementan la ley y a los mismos padres o familias que no nos hablan de sexo», sostiene Riot. 

La actriz, conocida por ser una de las caras del porno feminista y trabajar con la directora Erika Lust, sostiene que la empresa que realiza el spot no garantiza condiciones laborales óptimas para sus empleados y empleadas. «La gente que labura en esos lugares tiene pésimas condiciones de trabajo, situaciones de explotación extrema en donde no se respeta el consentimiento, ni los limites y eso no te lo cuentan en el spot», admite. 

Si bien la publicidad es fuerte y las imágenes también lo son, Riot destaca lo naif de quien comparte la campaña ya que quien la realiza es una empresa de publicidad privada que lucra con el tema. «Soy medio anarco, pero me parece gracioso compartir una publicidad y creer que reflexiona sobre la sexualidad, justo la publicidad, llena de guiños machistas», señala.  

«Hace tres años la publicidad la hicieron con el actor porno Nacho Vidal que fue acusado por violencia de género por otra actriz porno Belladonna y a nadie le importa», sostiene la trabajadora sexual. 

El spot critica de manera dura a la industria del porno y la asemeja a una especie de fábrica de violadores. Ante esa afirmación, Riot enfurece: «Las violaciones existen desde antes que el porno. Es más, hay estudios que dicen que las violaciones están disminuyendo y además visibilizándose y desnaturalizándose más. El sexo y todo lo que vemos sin educación no machista te enseña maneras machistas a existir y ser, pero no creo que la culpa en si sea del porno, sino de que no se nos enseñó que el porno tiene contextos, fantasías y límites delimitados», sostiene. 

Imagen de The Bike Club, una de las películas de @erikalust que protagoniza Maria Riot | Foto: TwitterRiot es una abanderada del porno y de la revolución feminista, pero para ella, si bien la industria tiene que cambiar, no es el porno el culpable de la educación machista. «Tiene que haber más diversidad en sus prácticas, en las personas que trabajan ahí, las producciones mainstream tienen que dejar de repetir los mismos estereotipos y que la mayor parte de la sexualidad gire en torno a dar placer al hombre tiene que dejar de ser así, pero eso es lo que sucedió históricamente en la sexualidad, el porno es sólo una representación de eso», explica. 

«Soy muy crítica del porno y justamente formo parte de quienes estamos intentando cambiarlo desde adentro, pero este tipo de cosas sólo perjudican y siguen creando narrativas erróneas y morales sobre la pornografía y la sexualidad» 

La actriz, que lucha desde la Asociación de Mujeres Meretrices de la Argentina (AMMAR) a favor de los derechos laborales de las trabajadoras sexuales, apunta a que en estos videos se marca de manera moralista qué sí y qué no hay que consumir y que además señala a la prostitución o al negocio de la sexualidad como algo absoluto. «Que haya violencia o roles de sumisión en el porno no necesariamente está mal, son prácticas totalmente válidas. Pero si es un error cuando es sólo lo que te muestran y lo que se ve. Hay una gran variedad de opciones dentro del mundo de la pornografía, pero son las grandes empresas quienes controlan qué aparece en las primeras páginas de los videos gratuitos y de Google», finaliza.   



Source link

Related Posts