Abusos: iglesia expulsa a sacerdote sindicado por sus víctimas como “el Karadima de la Región de Valparaíso”


Si bien había zafado de la justicia civil, en una causa por delitos sexuales cerrada en 2014, la carrera eclesiástica del sacerdote de la Iglesia Nuestra Señora del Rosario de Quilpué, Jaime Da Fonseca Hidalgo, llegó definitivamente a su fin. Este martes, el Obispado de Valparaíso comunicó la expulsión de manera inapelable del religioso después de haber sido investigado por la Congregación para el Clero del Vaticano.
«Completada la instrucción, cumplidos todos los requisitos, se le impone la pena de la dimisión (pérdida) del estado clerical a dicho presbítero con la dispensa de las obligaciones contraídas con la ordenación sacerdotal», precisó un comunicado difundido por ese obispado dando cuenta del dictamen de esta Congregación, que se hace cargo de la disciplina eclesiástica
“Redes de sexo, poder y drogas”
Da Fonseca, quien hace una semana viajó a Perú, es uno de los sacerdotes de la diócesis de Valparaíso, cuyo nombre se repite en las denuncias de los ex seminaristas afectados por abusos sexuales por parte del clero de la región.
De hecho, en un reportaje de El Mostrador de junio pasado, el ex seminarista Mauricio Andrés Pulgar Lazo se refirió a las “redes de sexo, poder y drogas” en la iglesia de Valparaíso. Ahí contó escabrosos episodios protagonizados por el sacerdote de la Iglesia Nuestra Señora del Rosario de Quilpué.
“Lo que pasa es que siempre pasaban cosas, yo tenía un director espiritual y me dijeron que si yo quería seguir postulando tenía que cambiarlo y la obligación es que fuera Jaime Da Fonseca, y ahí empiezan a pasar cosas raras, como la obsesión de él de acercar la cabeza a los genitales cuando uno se confesaba. Da Fonseca es como el Karadima de la V Región, tiene tres suicidios tras él y una chorrera de cosas así”, reveló el ex seminarista.
Sobreseído en la Corte de Apelaciones de Valparaíso
Lo llamativo en el caso es que Da Fonseca había sido sobreseído en 2014 por la Quinta Sala de la Corte de Apelaciones de Valparaíso en una causa que Pulgar abrió en su contra y de otros sacerdotes por delitos de diversa connotación sexual.
En esa oportunidad, el ex seminarista había llevado a la justicia a los cardenales Jorge Medina Estévez, Francisco Javier Errázuriz Ossa y Gonzalo Duarte García de Cortázar, al ex obispo Javier Prado Aránguiz, y a otros religiosos, pero la ministra en visita primero y luego el tribunal porteño desestimaron la denuncia.
En 2014 el obispado de Valparaíso aplaudía el dictamen de la justicia ordinaria, señalando que “con el presente ha quedado determinada en forma fehaciente por los Tribunales de Justicia la no existencia de presunción alguna en orden a que hubieren ocurrido los hechos denunciados por el sr. Pulgar”.
Ahora, 4 años más tarde, el mismo obispado hizo una invitación a que “oremos y colaboremos en la verdad, la justicia, la reparación y la sanación integral de las víctimas que han sufrido dolorosamente por estas situaciones”.
Siga Leyendo: Mauricio Pulgar, ex seminarista: “En la Iglesia hay redes de sexo, poder y drogas”



Source link

Related Posts