Ivette Vergara desclasificó el viaje a París que le funó a Fernando Solabarrieta con un amigo de carrete



La animadora Ivette Vergara reconoció que hizo todo lo posible para «funar» un viaje a París de su esposo, Fernando Solabarrieta, con uno de sus «amigos de carrete», el periodista Eugenio «Queno» Salinas.En la sección «Confesiones» del matinal «Mucho Gusto», donde los panelistas suelen contar sus anécdotas, la comunicadora desclasificó la situación ocurrida mientras su marido cubría los Juegos Olímpicos de Atenas en 2004, donde los tenistas Nicolás Massú y Fernando González ganaron los primeros oros para Chile.»Recibo un llamado telefónico, por supuesto todo el país conmocionado por este relato (el de las medallas de Massú y González). ‘Mi amor, estoy tan contento que queremos ir con el Queno…’ Ya era sospechoso», expresó según el diálogo publicado por Glamorama.»Entonces te empieza a aflorar la vena y te empiezas a poner roja. Yo así: ‘¿en serio?’. Te empiezas a poner roja. ‘¿Y cuánto tiempo?’. ‘Un par de días nomás’. ‘Pero tú cachai que llevas como un mes fuera de la casa, los niños’. Hablemos de los niños chicos, o sea un año, dos años, cinco años, seis años. Te empiezas a pasar todos los rollos y a buscar argumentos para cagarle el viaje», añadió.Vergara reconoció que sintió rabia ante el cambio de planes de su pareja. «Yo miraba esto y decía ‘le está destrozando el corazón a mis hijos y más encima me está pidiendo quedarse dos días extra’. Y en París. ¿Creerá que irá a un museo? Pero una, siempre digna, jamás puede mostrar la hilacha. Digo ‘obvio, ningún problema, pero por supuesto’».Ivette afirmó que en ese momento no le puso ningún «pero» a Solabarrieta y que incluso ella le iba a comprar los pasajes, aunque afirmó que en el fondo haría lo posible para evitar el viaje. «Y menos con el Queno, que era compañero de carrete de la juventud. Pero por ningún motivo», agregó.»Suena el teléfono en la noche. ‘¿Aló? ¿Tienes listos los pasajes?’. ‘Obvio, pero hablé con KLM, United, American. En realidad, súper superados. No hay pasajes. Pero no te preocupes. Estoy viendo los pasajes. Mira, dame hasta mañana, pero yo lo voy a solucionar. Tengo una amiga que trabaja en KLM’. Y le empecé a contar toda la historia», agregó.Lo cierto, es que ella no compró los pasajes, por lo que su esposo y Salinas se quedaron sin viajar por Europa, y tuvieron que regresar directo a Chile.»Por cierto, se está enterando ahora», afirmó Vergara, quien agregó que es un «tema prescrito».En Twitter, Salinas recordó lo sucedido y se tomó con humor la «funa» de su paseo con el relator. «Era cierto entonces. Mañana llego a Chile a funar a la sra Ivette Vergara. Todo lo que diga ella es cierto y siempre ha tenido la razón. La apoyo y agradezco que no haya permitido ese viajecito», escribió.



Source link

Related Posts