2018 fue el año de los refugiados venezolanos


Se considera refugiado a una persona que se encuentra fuera de su país debido a fundados temores de ser perseguida por motivos de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a determinado grupo social y no puede acceder a la protección de su Estado. El estatus se solicita ante la Comisión Nacional de Refugiados (CONARE) una vez que la persona llega al país -no se puede tramitar a través de internet o a través de un Consulado- . Hasta septiembre de este año, 1781 personas habían pedido ser acogidas como refugiadas en Argentina, la gran mayoría provenientes de Venezuela, país que se encuentra en una profunda crisis económica, política y sobre todo social, con escazes de productos básicos y fuerte represión policial. 

Los refugiados venezolanos pasaron de 2 en 2015 a 453 en 2018

En los primeros ocho meses del año, 453 venezolanos solicitaron ser refugiados en Argentina, más del doble que en todo 2017 (135). La segunda nacionalidad que más solicita el status de refugiado son los provenientes de Haiti, con 398 en los primeros meses del año. ADRA, asociación que trabaja con refugiados conversó con Filo.News y explicó que aunque la CONARE tiene una alta de rechazo, ya que solicita pruebas fehacientes de que la vida de la persona está en riesgo, existe el principio de no devolución, es decir que la persona no vuelve hacia su país. La situación de Venezuela despertó la alarma de toda la región y de organizaciones como Amnistía Internacional, que solicitó a los países que brinden ayuda humanitaria a los migrantes de dicho país. 

Desde dicha organización hablaron con Filo.News y explicaron que uno de los principales conflictos que atraviesan quienes vienen a nuestro país es el decreto migratorio 70/2017 que estableció Mauricio Macri. «Es una contradicción que el gobierno argentino encabece la lucha regional contra el gobierno de Venezuela y endurezca las políticas migratorias contra sus ciudadanos», dijeron desde Amnistía a Filo.News.La demora en conseguir el documento es uno de los principales escollos para la incersión ecónomica y social de un refugiado, ya que muchas empresas no están al tanto de que con la documentación precaria ya pueden contratar ‘en blanco’ a los refugiados. 

Allí es donde aparecen organizaciones como ADRA para diseñar en conjunto con la persona estrategias para su sustento y darles un marco básico de estabilidad. La documentación precaria se otorga por dos años y equipara los derechos que la persona deberá recibir: salud, educación, entrar y salir del territorio, etc. Sucede que CONARE demora entre tres y cuatro años en aprobar la solicitud de refugiado a una persona, por lo que excedidos los dos años puede llegar a quedar en un limbo en materia de documentación. 

Superado el conflicto del idioma, la incersión de la que se hablaba en párrafos anteriores es el principal problema. Las organizaciones trabajan con consultoras de RRHH para saber cómo entrevistar o qué documentación tener en cuenta para tomar a una persona con la socilitud de status de refugiado en progreso. 
«No es bueno preguntarle mucho por su pasado a una persona que tuvo que huir de su hogar por estar en peligro su vida», dijeron a Filo.News desde ADRA. 

Las mujeres solas que llegan con hijos reciben además ayuda de la Secretaría Nacional de Niñez Adolescencia y Familia (SENNAF). 

Foto: Venezuela al Día

¿Con quién se junta un refugiado cuando sale de su país? Es difícil, explicaron a Filo.News desde ADRA, que un refugiado se junte con una persona de su misma nacionalidad. La explicación es sencilla: alguien que escapa de su país por motivos de persecución continúa con el temor de que lo busquen en otro país. Una de las posibles soluciones, insistieron desde Amnistía Internacional, es la cooperación regional entre los países para cuidar de los ciudadanos venezolanos que huyen de su país: «Los países vecinos deben mostrar solidaridad y comprometerse a proteger a las personas de Venezuela en los momentos de necesidad», aseguran.En esta nota:



Source link

Related Posts

Add Comment