translated from Spanish: El nuevo Chadwick o cómo las grandes caídas cambian a la gente

Igual que un número reducido de personas, el martes 11 de diciembre de 2018 a las 16.00 hrs sintonicé el canal de la Cámara de Diputados para ver la interpelación de la diputada PS, Emilia Nuyado al ministro del Interior Andrés Chadwick. Reconozco que mi interés inicial era ver al hombre políticamente más relevante del gobierno de Sebastián Piñera «acorralado» por la diputada de origen mapuche, dando explicaciones sobre el deshonroso y doloso actuar de Carabineros en el asesinato del joven comunero Camilo Catrillanca.
Por cierto que la parlamentaria PS no tuvo el dominio del interpelado que lleva medio siglo haciendo política, pero así y todo me gustó mucho la prestancia y calma de Nuyado, que más que convertir en un espectáculo dicha instancia, trató de buscar respuestas a preguntas de su pueblo y siempre fue respetuosa, vestida con traje característico y en momentos hablando en mapudungun.
Respecto del ministro Chadwick pensé que como resultado de su tropiezo en palacio no solo se había fracturado y esguinzado mano y tobillo, sino que el golpe lo había remecido completo. ¡Me costó reconocerlo!. Muy delgado, con un tono de voz de buenito buenito e incluso, en un par de episodios parecía que se le iba a quebrar a voz. Humilde en el reconocimiento que Carabineros le había mentido en toda la fase inicial del caso, pidiendo disculpas si sus palabras ofendían a la familia Catrillanca y haciendo juicios de valor negativo, de frases citadas por la diputada.

¡Algo pasó! no era el ministro del Interior soberbio y sarcástico que vimos antes de su caída por las escaleras de La Moneda.
Hoy, varias días después de concluida la interpelación pienso: “bendita caída”, solo una cosa así podría ser el motivo del cambio de mirada y de actitud de este «nuevo» ministro del Interior, un Chadwick dialogante, comprensivo e incluso, sorpresivamente empático.
¡Ésta es la mejor noticia! El ministro jefe de gabinete del gobierno de Sebastián Piñera ha marcado la nueva pauta para enfrentar la situación en La Araucanía, parece que dejaremos de hablar de un problema de seguridad y orden público, sino que desde ahora se abordará de manera integral. Muestra de esto es el retiro del Comando Jungla de la zona. Un tema así de relevante, solo puede ser abordado de esa manera.
¡No puedo evitar entusiasmarme!, en nuestro país tenemos una lista de temas igual de relevantes que requieren de la “nueva” mirada del señor ministro, de ese “compromiso a 100 con la verdad”.
En primer lugar, sería muy bueno para el país que en materia de derechos humanos se avanzara en esclarecer el rol que jugaron los civiles que apoyaron el golpe y que fueron cómplices de las violaciones a éstos. Mostrar la misma decisión para que las Fuerzas Armadas digan la verdad sobre dónde se encuentran los restos de los miles de detenidos desaparecidos que hasta el día de hoy se desconoce. Esclarecer la verdad de lo dicho por el general Ricardo Martínez respecto de la venta de armas a narcotraficantes por parte de oficiales del ejército, permitiría hacer un plan en materia de seguridad mucho más efectivo de lo que hoy tenemos.
También espero con ansias esta apertura a un diálogo exhaustivo en materia de pensiones, educación, salud, migraciones… por enumerar algunos temas relevantes. Supongo que varios ministros estarán practicando sus propias caídas para que los transformen en autoridades humildes, cercanas, comprensivas y empáticas.

El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Original source in Spanish

Related Posts

Add Comment