«La educación como derecho, que además esté sobre otros derechos» — Rock&Pop


Elisa Araya Cortez (59 años), es profesora de Educación Física, psicomotricista, y Doctora en Ciencias de la Educación. El pasado 2 de junio fue electa rectora de la Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación (UMCE), la primera en ostentar dicho cargo.
Respecto a este precedente Araya, según informa la página de la UMCE el día de su ceremonia, señaló “Las instituciones académicas y las del Estado han sido gobernadas fundamentalmente por hombres y con lógicas mucho más competitivas y más jerárquicas. Las miradas femeninas o más horizontales no han calzado y ese es el cambio que viene: que las instituciones estén formadas por todos y todas”.

Mi vieja vendió helados en la micro mientras iba a la U, cuando nací vivíamos allegados donde mi abuela y como no había plata fuimos declarados indigentes para el parto. Se ganó una beca y trabajó limpiando wc’s mientras hacía su PhD. Hoy fue electa como rectora de la UMCE 🖤❤️
— Pablo S. Sáez (@pssaeza) June 2, 2021

Este Tweet, publicado por su hijo no solamente develó la potente historia detrás de esta académica, sino también una realidad sobre la educación en Chile.
De tono muy humilde y  reflexivamente conversó con Un País Generoso. Donde habló de las historias invisibles del estudiante «pobre» chileno, de la oportunidad que tiene Chile por la nueva constitución de cambiar la educación y por último adentrarse en su historia. Que en sus palabras:
«Yo creo que a otros especialistas les gusta lo que mi historia tiene. Que es conocer la escuela pública desde dentro, conocer como estudia una niña pobre. Saber que sacrificio hace un universitario que estudia con crédito fiscal.»
Elisa Araya: Educación para todas y todos
La profesora si bien no le molesta que se hable de su historia de esfuerzo y perseverancia, le preocupa que la conclusión de la reflexión en torno a eso signifique simplemente «que la pelea la da un sola, y que a golpes de esfuerzo y por una misma, logra salir adelante».
La profesora enfatiza que hay que apelar a lo colectivo y sobre todo a la educación. «Cuando uno arma un sistema de educación uno dice: este sistema educativo es de calidad, para todos los niños y niñas. Y no es para quien le cuesta más o el que tiene más recursos o el que tiene más capital social y cultural. «
Asimismo, Elisa Araya cree que eso es lo que hay que privilegiar,  que haya un camino colectivo que pavimente una educación de calidad para todas y todos.
Historias invisibles del estudiante «pobre» chileno
La académica, muy orgullosa y apasionada en su profesión, cuenta que sigue haciendo clases,  sigue estando en las aulas y en constante contacto con sus estudiantes.  En razón de esto cuenta que su historia es una realidad en Chile.
Lo ejemplifica de la siguiente forma «yo tengo un estudiante que está pronto a egresar como profesor, que vende sopaipillas con su suegro en un carrito. Lo que quiero decir con  esto, es que muchas historias son muy invisibles, porque yo creo que de alguna manera también, pensamos siempre que la pobreza es una condena, muchas veces lo es, pero que además es irremontable. Entonces, me imagino que si es una sorpresa para mucha gente o un asombro, ver cómo es posible.» sostuvo la académica.
De esta misma forma Elisa Araya propone su mirada «desde adentro» de la educación pública chilena, reflejo de su propia experiencia de vida y la realidad misma.
Incluso de manera irónica (pero certera) mencionó «En vez de preguntarle a un economista, pregúntele a un estudiante pobre cómo lo hace. Y puedes calcular cuánto hay que hacer de inversión social en este país para que más gente llegue a estudios superiores(…) hay gente muy talentosa que no debería ser privada de la oportunidad.»
Elisa Araya y la falacia en la educación actual
Consultada por la situación de la educación chilena actual, si bien reconoció el duro momento que vive, la académica fue bastante optimista y mencionó la oportunidad crucial que vive con esta nueva constitución «vamos a establecer nuevos derechos, nuevos principios generales: La educación como derecho, como un derecho que además esté sobre otros derechos.»
Respecto a esos otros derechos menciona lo establecido en la constitución como «libertad de enseñanza», en sus palabras » si los papás tienen libertad de escoger la educación. Yo quiero escoger la educación más cara para mis hijos, -Ahh no-, pero no tengo recursos entonces no tengo la libertad. Es una falacia. »
En ese sentido plantea que la nueva constitución pueda cambiar eso para el bien de la educación. A modo de comparación resalta su experiencia académica en otros países «más desarrollados» «Qué es lo que pasa en lo países, que tienen mejores niveles de vida que los nuestros «que se llaman desarrollados» la escuela es igual para todos. Para que independientemente de donde tu vivas, en que localidad, en que barrio, la escuela es igual de buena.»
Bélgica y el nuevo mundo de Elisa
Parte de la entrevista se dedicó a repasar su paso por la ciudad europea. Dónde sacaría su doctorado en ciencias de la educación, en la Universidad Católica de Lovaina, en Bélgica. 
«Literalemente un mundo nuevo, porque yo no había salido del país nunca» reveló la académica.
Sumado a esto contó como había postulado a un convenio y que con una beca entregada por la universidad belga pudo estudiar allá.
Incluso como anécdota recordó un episodio vivido en Frankfurt, provocando la risa del panel de Un País Generoso y ella misma:
«Yo me fui con una plancha (para ropa) en la cartera. Y cuando paso por el aeropuerto en Frankfurt, la gente me hace abrir la cartera y miraron esto. Y yo no sabía cómo explicarle, no sé po, para mí que vengo del mundo popular, andar bien planchadita era súper importante.» sostuvo entre risas Elisa Araya.
Respecto a su experiencia académica según explicaba en la entrevista, la académica y su perspectiva – abundante en sencillez- valora la amplitud de mira que existe en el extranjero y en sus palabras lo «bonito» de establecer relaciones académicas con otros profesores. 
Algo que es muy difícil de conocer y que según ella «Porque las relaciones, bueno por lo menos las que yo viví en Bélgica eran bastante más horizontales, más mezcladas. Gente que yo decía que nunca hubiese conocido de no estar allá, porque es normal allá.» sostuvo Araya.
Machismo y verticalidad en las instituciones chilenas
Y es que no solamente el esfuerzo para ella significó vender helados y telas en la calle, también la sociedad chilena tiende a menoscabar y poner bajo la solapa, la desigualdad existente entre mujeres y hombres, en cuanto a lo laboral, económico y social, por sólo mencionar algunos factores.
«Uno cuando estudia, vienen después los hijos, después uno trabaja y estudia, trabaja y estudia y los hijos y la casa. Es más complejo, es más trabajo. Y eso si lo debo reconocer, ha sido un camino difícil», sentenció Elisa Araya.
¿Fanática de Gabriela Mistral?

«Donde haya un esfuerzo que todos esquivan, hazlo tú. Sé tú el que aparta la piedra del camino” Esos fueron los versos de la histórica poeta Gabriela Mistral, los que de cierta forma, reflejan el sentir de la vocación de Elisa para ser profesora.
Convencida por la mirada al servicio que ofrecen los versos de Mistral, Elisa Araya comentó:
«Esa idea del servicio al otro, y de la colectividad a mi me pareció siempre muy potente. Sabes que la pedagogía es un área, es una profesión muy hermosa porque tú puedes estar, como digo yo siempre, enamorada del desarrollo del otro. Tú realmente lo vas viendo crecer, cómo se pregunta cosas, cómo resuelve problemas, no sé, cómo le crecen alas puede ser una metáfora.»
«La vida se vive una sola vez y sin borradores» agregó la académica y se despidió con la siguiente reflexión «En ese sentido hay que conocerse mucho, hay que alimentar los sueños que uno tiene y trabajar por eso, pero trabajar en esto colectivo, que es con los otros. Yo creo que esas son mis ideas pedagógicas.»
 
 
 
 
 
 
 



Source link

Related Posts

Add Comment