El peor final: bochorno, idas y vueltas, sin fútbol ni Campeón


A esta hora del domingo el mundo del fútbol hablaría de los ecos de la Superfinal de la Copa Libertadores de América. El Campeón habría festejado hasta entrada la madrugada y la desazón del subcampeón sería, todavía, difícil de sobrellevar. Es que un partido de esta categoría, y encima entre River y Boca, no se da con frecuencia. Fue un logro de los equipos, de sus técnicos, de sus hinchadas. Y de la Argentina. Pero nada de eso paso.Es el mediodía y se sigue sin definiciones, con el partido reprogramado para las 17 y el presidente de la CONMEBOL, Alejandro Domínguez que lo confirma en declaraciones a la presa. Pero siguen  las dudas. Demasiadas, aún. Boca pide no jugar y sus jugadores insisten en no salir a la cancha. Dirigentes de ambos clubes cruzan acusaciones. Funcionarios a cargo de la Seguridad en la Ciudad que prometen «tolerancia cero». Y los hinchas, unos pocos por ahora, ya en los alrededores del Monumental.

Cómo se le explica a los enviados de medios extranjeros lo ocurrido ayer y la incertidumbre que domina planes personales, familiares y hasta compromisos comerciales a menos de cinco horas del partido definitorio y final.Y la «noticia» sobre el «papelón» en el fútbol argentino entonces recorre los medios del mundo. «Una Superfinal de vergüenza», tituló el diario deportivo español Marca. «Atacados por los fans de River!», dijo The Guardian ni bien circularon las imágenes de «los graves altercados» durante el ingreso del micro con el plantel de Boca al Monumental. Y el The New York Times fue más allá y habló de Argentina como «un país dañado».

Si hasta Diego Armando Maradona lamentó la suspensión del River-Boca. «No tenemos respeto por nada. En Argentina es un terror salir a la cancha», dijo el Diez. Y lanzó nuevas críticas al presidente Mauricio Macri.

Maradona responsabilizó al gobierno por la suspensión

«La Argentina es un volcán que puede estallar en cualquier momento, total Macri está en plena Polinesia o en cualquier otro lado, menos en la presidencia que prometió», dijo el Diez.

Cómo se hace para evitar que los violentos nos priven de disfrutar de una «verdadera fiesta del fútbol», para citar palabras del DT de River, Marcelo Gallardo, y que todo termine en un «bochorno general».Los argentinos lo hicimos; un puñado en rigor, lo hicieron otra vez. Tuvimos piedrazos, vidrios rotos, jugadores heridos, reacción de la policía, más destrozos y detenidos y demorados. Todo eso hubo. Menos fútbol. Y sin Final. Una pena. En esta nota:



Source link

Related Posts

Add Comment