Tres argumentos para responderle (y ganarle) al tío Raúl en la mesa navideña



Una buena estrategia es repreguntarle a Raúl qué significa el feminismo, qué significa machismo y qué entiende por igualismo. Como seguramente no responda correctamente, se ponga incómodo o diga alguna barbaridad, acá las importantes definiciones. Machismo: Es la expresión del patriarcado, un conjunto de actitudes, conductas, prácticas sociales y creencias destinadas a promover la negación de la mujer como sujeto político y con derecho a una vida sin violencia. Que nos posiciona en un lugar inferior, que nos cosifica y estigmatiza. Feminismo: Para definir esta categoría utilizaré las palabras de la filósofa Diana Maffia: «El feminismo es la aceptación de tres principios: uno descriptivo, uno prescriptivo y uno práctico».El descriptivo se basa en números que vuelven a la desigualdad algo fáctico y algunos de ellos te los acabamos de cantar en la cara, Raúl. El prescriptivo es, después de ver los números, aceptar que esta desigualdad existe y, por último, el punto práctico: hacer algo para cambiarlo. Algo chiquito, Raúl, no es ayudar con las cosas de la casa sino más bien, hacer las cosas de la casa. Levantar la mesa, lavar tu plato y tus calzones, puede servir.Igualismo: No existe. Si bien nos encantaría que así sea, los hombres y las mujeres no son tratados de la misma forma. La Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer de las Naciones Unidas es bastante clara en ese aspecto y afirma no sólo que hay desigualdad sino que además se perpetúa constantemente. Y volvemos a citar a Maffia: «Cuando no se toma en cuenta la diferencia lo que se produce es desigualdad, no igualdad». No se puede tratar de la misma forma a personas que no están ubicadas en los mismos lugares, a menos que quieras seguir reproduciendo esa desigualdad e imaginaos, Raúl, que no es así. 



Source link

Related Posts

Add Comment